El Heraldo de Puebla

Las pistas del emprendimiento

Las eficiencias que nos deja la pandemia

Por Roberto Quintero

Han sido muchos los efectos del covid-19 en el mundo de los negocios, situaciones negativas, pero debemos reconocer que también nos dejó aprendizajes, por ejemplo, nos enseñó a ser más eficientes.

En la empresa, se les llama eficiencias, a aquellas iniciativas que logran generar algún tipo de ahorro o disminución en los costos, en los gastos o en cualquier otro recurso.

El cierre temporal o la baja en las ventas nos obligó a reinventarnos, a replantear nuestra propuesta de valor y nuestro modelo de negocio.

Uno de los principales cambios fue en el costo y en el gasto en las empresas, era necesario reducirlo, hacer más con menos para cuidar el flujo de efectivo o evitar incrementar el pasivo.

Algunas de las eficiencias que generamos durante la pandemia fueron en los siguientes rubros:

– Sueldos y salarios: disminuimos al mínimo el costo del personal dejando ir colaboradores, disminuyendo turnos y generando nuevos esquemas de trabajo como la tercerización de actividades.

– Inventarios: descubrimos que era necesario reducir el portafolio de productos y lograr “just in time” en nuestros almacenes.

– Renta de oficinas e inmuebles: nos dimos cuenta de que no necesitábamos necesariamente un lugar permanente para trabajar o que lo podíamos hacer con la mitad del espacio incluso usando coworkings o esquemas de home office.

– Transporte: entendimos que no era necesaria esa flotilla o algunos automóviles de la compañía, ya que podían ser sustituidos por empresas externas o servicios como Uber o Didi.

– Publicidad; nos dimos cuenta que buena parte de nuestra inversión publicitaria no generaba realmente ventas.

– TICs: empezamos a rentar plataformas y servicios tecnológicos en la nube en lugar de comprarlos o tener los servidores en las oficinas.

Es clave que como emprendedores logremos mantener estas eficiencias en la nueva normalidad, sin embargo deberemos ser muy cuidadosos con el riesgo que esto implica en los siguientes ámbitos:

– Ventas: ¿podrás lograr alcanzar y superar las ventas de antes del covid con la actual estructura?

– Competencia: ¿existe el riesgo de que pierdas la carrera ante los competidores debido a los ahorros y limitaciones en el gasto?

– Calidad: ¿podrás mantener los estándares de calidad y seguridad con este nuevo esquema de eficiencias?

– Promesa de marca: ¿se verá afectada la propuesta de valor que prometiste a los clientes debido a los ahorros?

– Clima laboral: tu activo más importante, que es el talento humano ¿se verá mermado ante el nuevo modelo de trabajo?

– Responsabilidad social empresarial: ¿podrás continuar siendo un buen ciudadano corporativo?

– Crecimiento: ¿tu estructura actual soportará el crecimiento o te obligará a mantener tu tamaño de empresa actual?

Deberemos mantener un equilibrio entre lograr ser eficientes y la entrega de valor de nuestra empresa.

La nueva normalidad y las eficiencias alcanzadas deben ser palanca para un mejor desempeño y no un obstáculo para nuestra empresa.

Twitter @rcqv

Lo más visto

Quizá te interese

El Confesionario

Lilia Cedillo, gran impulsora de la cultura y su difusión

Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on twitter
Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email